Víctor Píriz. Cedida

Alburquerque recibió tres requerimientos de Hacienda por incumplir su plan de ajuste

Pablo Cordovilla
PABLO CORDOVILLA

El diputado del PP en el Congreso por Badajoz, Víctor Píriz, registró en marzo una batería de preguntas dirigidas al Ministerio de Hacienda para conocer la situación financiera del Ayuntamiento de Alburquerque. En su respuesta, Hacienda reconoce que dicho consistorio recibió hasta tres requerimientos por incumplir su plan de ajuste.

El Ministerio indica que el municipio pacense tiene un plan de ajuste en vigor desde 2017. Además, y dado que el Ayuntamiento está en el marco del mecanismo de pago a proveedores arbitrado por los Presupuestos del Estado para 2022, ha presentado un nuevo plan que habrá de ser objeto de valoración por Hacienda.

El propio Ministerio revela que desde la Dirección General de Estabilidad Presupuestaria y Gestión Financiera Territorial se ha venido haciendo un seguimiento del plan de ajuste vigente en cada ejercicio, «remitiendo al Ayuntamiento de Alburquerque hasta tres requerimientos por incumplimiento, con el fin de que procediera a la adopción de nuevas o mayores medias para garantizar el reequilibrio de la entidad local».

La respuesta ministerial añade que en el último cuatrimestre de 2021 se mantuvieron reuniones con la Junta, la Diputación de Badajoz, la Delegación del Gobierno en Extremadura, el Ministerio de Política Territorial y la Secretaría de Estado de Hacienda y «se requirió del Ayuntamiento información financiera detallada, que facilitó, salvo la relativa a los planes de tesorería y de disposición de fondos, respecto de los cuales la alcaldesa-presidenta de la corporación local informó que había dictado providencia ordenando su confección, lo que, al no haberse producido, ha motivado que se reitere la petición al Ayuntamiento».

Todo esto, indicó Píriz, «refleja claramente la ruina, la bancarrota y el caos de gestión económica que Vadillo y Murillo, con el silencio cómplice de años por parte del PSOE, dejan tras de sí, y que van a pagar, lamentablemente, todas las familias, trabajadores y empresas de Alburquerque».