Gutiérrez y Prieto registrando la moción de censura en días pasados. / Pablo Cordovilla

Se han encontrado solo seis mil euros en las arcas municipales

El Ayuntamiento se reúne con los trabajadores y se compromete a hacer frente a los impagos a pesar de la enorme deuda

El nuevo alcalde convocó este jueves a los empleados municipales, a los que se les adeudan hasta trece nóminas

Pablo Cordovilla
PABLO CORDOVILLA

El nuevo equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Alburquerque, con Manuel Gutiérrez, alcalde, y Juan Carlos Prieto, primer teniente de alcalde, al frente, se reunían con los empleados públicos en la tarde del jueves, 12 de mayo, dos días después de su toma de posesión tras prosperar la moción de censura contra la anterior alcaldesa, Marisa Murillo. En la Casa de la Cultura Luis Landero y ante más de un centenar de trabajadores afectados por los impagos, a algunos se les adeudan hasta trece nóminas, reconocieron la dificultad de la situación, al estimar que la deuda municipal asciende a unos quince millones de euros (triplica el presupuesto anual), de los cuales unos dos pertenecen a nóminas. «La situación es muy complicada y las soluciones se van a prolongar durante un largo periodo, pero hay que empezar ya a poner las bases de la recuperación», asumió Gutiérrez. Aunque dijo haberse encontrado una buena disposición por parte del vecindario para afrontar la situación, señaló que las soluciones a la deuda no está exclusivamente en sus manos. «El tema de los impagos a los trabajadores es prioritario, aunque llevará su tiempo y pasará por la ayuda que llegue de fuera, de otras administraciones. Ese será nuestro principal caballo de batalla ahora».

Para el primer edil y portavoz de IPAL, lo más inmediato es hacer un reconocimiento de deuda con los trabajadores, para después hacerle frente con un plan de pago que dé algunas soluciones a medio plazo, «antes de que termine el año». Por último, tranquilizó a los presentes que preguntaron por la continuidad de los diferentes servicios municipales. «Vamos a respetar todo lo que vaya bien, eso sí adaptado a nuestra forma de entender la buena marcha de los servicios, porque hay algunos deficitarios y se les va a buscar soluciones. Pero no no vamos a entrar como un elefante en una cacharrería, vamos a intentar que no haya reducción de plantilla y no cerrar servicios».

Por su parte Prieto, agradeció el esfuerzo de los trabajadores en estos últimos meses y se comprometió a trabajar sin descanso en busca de soluciones, como primer alcalde y concejal delegado de Relaciones con la Administración. «Voy a patear muchos despachos para poder pagar a los trabajadores», les dijo. El concejal socialista habló de la auditoría de cuentas, «para saber lo que se adeuda como paso previo a implementar un plan de pago», y añadió que van a intentar no aumentar la deuda, afrontando mensualmente las próximas nóminas. «Pese a que nos hemos encontrado solo seis mil euros en las arcas municipales y hemos hecho ya un pago para que no falte de nada en las tres residencias de mayores». Terminó asegurando que escucharán todas las propuestas y quejas, aconsejando a los trabajadores que sigan haciendo con normalidad su labor coordinados con los responsables de cada servicio.