Imagen de la Virgen de Belén. / PABLO cORDOVILLA

Bendecida la nueva imagen de la Virgen de Belén

Pablo Cordovilla
PABLO CORDOVILLA

La Puerta de la Villa o de Belén, una de las principales puertas de acceso al recinto amurallado de Alburquerque y que junto a la Puerta de Valencia son las dos únicas que se conservan, recuperaba el pasado mes de enero la imagen de la Virgen de Belén. La imagen fue bendecida el pasado 13 de mayo por el párroco, Domingo Sánchez, como acto previo a la celebración de la procesión de la Virgen de Fátima por las calles del barrio Villa Adentro, caserio intramuros del Castillo de Luna.

En la parte interna de la Puerta de Belén se encuentra una capilla, que fue un antiguo oratorio público, abierta a modo de terraza y rematada por un campanil, donde la familia Cabrera Rodríguez, propietaria del monumento que pertenece a la antigua Casa del Cuerpo de Guardia, ha instalado, en la hornacina de la capilla, una nueva figura de la virgen, en el lugar donde hasta principios del siglo XX se alojaba la imagen granítica originaria.

Puerta de Belén. PABLO CORDOVILLA

Antonio Cabrera cuenta que cuando su abuelo compró la casa, «por seis mil pesetas», la capilla estaba tapiada y su madre la descubrió y recuperó. Así se conservaba hasta las pasadas navidades cuando unos amigos residentes en Burgos sorprendían a esta familia alburquerqueña tras enviarles como regalo una réplica de la imagen de la virgen en el interior de una caja de madera. «Nos sorprendió por su peso, un paquete de unos 60 kilogramos, y fue muy emotivo descubrir que se trataba de la Virgen de Belén».

Cabrera tiene la intención de instalar también la campana que falta en esta puerta que comunica el caserío con el barrio gótico Villa Adentro, el recinto fortificado de origen medieval.

Antonio Cabrera se muestra satisfecho del resultado, «para el disfrute de visitantes y lugareños», y por su aportación para poner en valor la zona. «Todos los vecinos de Villa Adentro, que es una auténtica joya, debemos aportar nuestro granito de arena para que los turistas que vienen al pueblo a visitar el Castillo de Luna encuentren este barrio medieval en buen estado de conservación».