Transcurso del Pleno / Pablo Cordovilla

La Corporación Municipal protagoniza otra tensa sesión plenaria

Murillo habla de «subida encubierta de impuestos» y Gutiérrez y Prieto la acusan de la ruina en que ha dejado el Ayuntamiento.

Pablo Cordovilla
PABLO CORDOVILLA

La Corporación Municipal al completo celebraba sesión extraordinaria de pleno en la tarde del lunes, 13 de junio, a fin de modificar el convenio de recogida de basuras con Promedio, adherirse al Servicio Provincial de Depuración de aguas residuales, así como modificar las ordenanzas de tráfico y por utilización de las piscinas e instalaciones deportivas municipales.

La portavoz del grupo no adscrito, en la oposición, Marisa Murillo, dijo que todos estos puntos del orden del día significaban, «una subida encubierta de impuestos», a lo que respondieron desde el equipo de gobierno en coalición el alcalde, Manuel Gutiérrez, y el portavoz del PSOE, Juan Carlos Prieto. «Dada la situación de ruina total del Ayuntamiento heredada, estamos obligados a campear el temporal», le respondió el alcalde, mientras que Prieto insisitió, «es el único camino que nos queda para salir del atolladero en el que nos han metido» y le recordó el embargo y retención de 350.000 euros y 78.000 de intereses que reclama una entidad bancaria por la tasa de Los Baldíos de 2021 y 2022.

A lo largo de la sesión no faltaron graves acusaciones, de «gobierno ilegítimo», por parte de Murillo, y de «mentirosa que viene a engañar una vez más a la gente», por parte de Guitérrez.

El primer edil aseguró que en todos los pueblos, «excepto en Alburquerque» se paga por los diferentes servicios, como la depuración de aguas residuales. «Al no pagar a la empresa que gestionaba la depuradora, nos han presentado una factura por valor de un millón de euros que ahora se le está pagano en parte con el Plan de pago a proveedores».

Todos los puntos del orden del día, incluido el nombramiento de la teniente de alcalde, Alicia García,  como representante en la Asociación Sierra de San Pedro-Los Baldíos, fueron aprobados con los siete votos del grupo gobernante (IPAL-PSOE) y los cinco en contra de la oposición.