Reunión en Mérida. / Cedida

El nuevo equipo de Gobierno de Alburquerque recibe el apoyo del resto de administraciones

Vara, Gallardo y García Seco se reunían con Gutiérrez y Prieto en la sede de Presidencia para dar visibilidad al apoyo y marcar el camino a seguir

Pablo Cordovilla
PABLO CORDOVILLA

El nuevo Gobierno de Alburquerque era recibido ayer miércoles, 18 de mayo, por el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, el presidente de la Diputación de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo y la delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco, junto a otros consejeros, para abordar la situación de quiebra económica que sufre el Ayuntamiento y encauzar las soluciones.

El alcalde, Manuel Gutiérrez y el teniente de alcalde ,Juan Carlos Prieto, recibieron «todo el apoyo» en la búsqueda de acuerdos para dar soluciones a la deuda que paraliza la administración local, y así marcar un calendario de actuaciones.

Gutiérrez muestra su satisfacción por el alcance de la reunión. «Una puesta en común al máximo nivel para dar visibilidad al respaldo que nos ofrecen el resto de administraciones, incluido el Gobierno ya que a partir de la próxima semana será el Ministerio de Hacienda quien se haga cargo del plan que nos lleve a encauzar el futuro de Alburquerque». La reunión duró unos 90 minutos y en la misma se constató que el problema de la deuda del Consistorio es de magnitudes considerables. «Aún mayor de lo que pensamos», señala el alcalde, quien estimaba hace unos días que la deuda con los trabajadores, proveedores, y deuda financiera ronda los 15 millones de euros, triplicando el presupuesto anual del municipio pacense de 5.200 habitantes.

Manuel Gutuérrez / Pablo cordovilla

A partir de ahora se va a elaborar un plan económico y financiero, tras conocer el alcance del problema, el estado real de la deuda, con la auditoría que va a realizar la Diputación de Badajoz. «Un plan extraordinario y que por ello habrá que encontrarle la pertinente cobertura legal», reconoce Gutiérrez, quien añade que la solución a la deuda llevará su tiempo. «Será un plan de pago a largo plazo, de bastantes años».

El Ayuntamiento carece de fondos, «goza de liquidez cero» por lo que actualmente no participa en los fondos y tributos del Estado, no llegan las ayudas y subvenciones como las del Aepsa, o para proyectos formativo-laborales. «No obstante, contamos ya con el compromiso del resto de administraciones de remover todo para conseguir algo de liquidez e ir pagando, al menos, mensualmente a los empleados municipales», indica Gutiérrez.

A pesar de que las soluciones globales tardarán años en llegar, el alcalde se muestra optimista. «Aunque la solución es muy difícil de alcanzar y nos va a afectar a todo el pueblo, esperamos encauzar ahora un mejor futuro de Alburquerque».