Blanco-Morales y Vara en el Pleno de la Asamblea. / Cedida

La vicepresidenta Blanco-Morales asegura que la Junta contribuye «con todos los medios a su alcance» a que Alburquerque recupere la «normalidad»

Subrayó en el Pleno de la Asamblea de Extremadura que en esta materia, el ejecutivo regional «actúa y actuará con sensibilidad, respeto, prudencia y firmeza».

Pablo Cordovilla
PABLO CORDOVILLA

La vicepresidenta primera y consejera de Hacienda y Administración Pública, Pilar Blanco-Morales, ha defendido que el Ejecutivo regional contribuye «con todos los medios a su alcance» a que Alburquerque recupere la «normalidad» lo antes posible.

Así lo ha indicado en respuesta a una pregunta formulada en el pleno de la Asamblea de Extremadura celebrado el jueves, 16 de junio, el diputado de Ciudadanos José María Casares, quien ha recordado que se ha abordado este asunto en varias ocasiones sin que se haya dado solución a un ayuntamiento que acumula una deuda de 15 millones, el triple de su presupuesto anual, y adeuda 13 nóminas a sus trabajadores.

La mandataria extremeña, por su parte, ha señalado que la respuesta sobre la actuación de la Junta en esta materia no puede ser diferente a la de anteriores ocasiones, en tanto que «actúa y actuará con sensibilidad, respeto, prudencia y firmeza».

Sensibilidad hacia los afectados; respeto por la autonomía municipal; la prudencia necesaria, ha dicho, para dar una solución actuando siempre dentro de sus propias competencias; y con la firmeza que exige la defensa de los intereses generales.

En relación con la reclamación de Casares respecto a que la cuestión merecía una respuesta «más ágil» por parte de gobierno regional, Blanco-Morales ha subrayado que la Junta tiene claro que cualquier solución debe pasar por el respeto de las normas.

Asimismo, ha indicado que la solución ha de sustentarse, en primer lugar, en la «preocupación por el bienestar y la buena convivencia» de los vecinos de Alburquerque, y sobre esa base «ayudar a buscar solución satisfactoria para todos los perjudicados», en particular para trabajadores y proveedores.

En concreto, ha señalado que la Junta ha «reforzado y garantizado» los servicios públicos que le corresponde prestar en el municipio, así como ha aplazado el pago de las deudas que el ayuntamiento mantiene con hacienda regional, a la vez que ha agilizado los pagos desde su tesorería.

También ha «impulsado, impulsa e impulsará la colaboración entre administraciones implicadas», la municipal, la regional y la estatal, a fin de que, con el intercambio de información, Alburquerque «vuelva a la normalidad» cuanto antes.